✅ Me aprobaron la Ley de la Segunda Oportunidad y me estafó el abogado

por | agosto 12, 2019

Para quien no lo sepa, la llamada ley de la Segunda Oportunidad, que permite la exoneración judicial de las deudas imposibles de pagar por parte de empresarios o ciudadanos particulares en determinadas circunstancias es una casi estafa, hasta los jueces y los abogados coinciden en que no ha tenido aún la incidencia deseada y ven imprescindible reformarla para que cumpla su función social. La ley, vigente desde mediados del 2015, ha tenido un arranque muy discreto y el número de concursos presentados ronda los 1.400 en toda España, frente a los más de 100.000 anuales que se tramitan en Francia o Alemania.

A saber, aquellas contraídas con Hacienda y la Seguridad Social, que son precisamente la mayoría que acumulan los autónomos, las hipotecarias o con garantía real, salvo que el banco decida ejecutarlas, y, en caso de divorcio, la manutención. ¿Cuáles quedan exoneradas? Aquellas facturas de la luz o del teléfono, de la tarjeta de El Corte Inglés, por ejemplo, o de la Visa, del crédito con el Cofidis de turno. Igualmente, la parte no cubierta en caso de que la vivienda salga a subasta, con permiso de la entidad financiera.

Sobre el papel está muy bien esta opción, pero en la práctica se queda coja, porque si no te liberan del grueso de tu deuda, poco se puede hacer, mis deudas ascendían a casi 30.000 euros, contacté con un abogado, el cual me dijo que después de un estudio gratuito podría “quitarme las deudas” por aproximadamente unos 10.000.

Un poco desconfiado, me asesoré en internet y leí en muchos blogs que realmente existía esta ley y que había gente que había conseguido acogerse a ella, fianlmente me decidí y mediante la nómina de un hermano pedí un préstamo de 12.000 euros, y puse todo en manos del abogado.

Este señor después de unos meses sin saber nada de él y habiéndole adelantado 8.000 euros, me llama por teléfono y me dice que “ya casi está listo” y que necesita 2.240 euros para acabar los trámites y firmas, con lo cual me tranquilicé bastante y le deposité esa suma, para mi sorpresa a los 15 días me llega una notificación al movil de un juzgado avisándome que debía firmar unos papeles.

El problema empieza cuando la deuda total condonada es de 8700 euros solamente, el abogado no me avisó nunca que sólo perdonaban ALGUNAS deudas, por lo que el grueso de la deuda sigue intacto, resumiendo un poco todo, he perdido unos 3000 euros entre dinero, viajes y trámites varios gracias a la ley de la segunda oportunidad y la ineficacia… de mi abogado.

Y es que, aquellas deudas con más peso en la economía doméstica y empresarial no se perdonan y, en consecuencia, persiguen al deudor el resto de su vida, como es mi caso.

Ariel Costa

Comparte!!!!