Los datos del CGPJ sobre los desahucios vuelven a ser aterradores

por | agosto 12, 2019

ALARMA SOCIAL. Los datos del CGPJ sobre los desahucios vuelven a ser aterradores
Casi 60.000 desahucios en un año dejan evidencia a los políticos gobernantes de este país que sigue sufriendo una de las mayores lacras de la última década mientras se sigue mirando hacia otro lado y solo se les ocurre elaborar un decreto insuficiente muy alejado de la realidad de las familias.
Hoy el CGPJ ha hecho públicos los datos del 4º trimestre de 2018, que sobre desahucios son los siguientes:

Por ejecución hipotecaria: 18.945
Por alquiler: 37.285
Otras causas: 3.891
TOTAL: 59.671 DESAHUCIOS
Estos datos, nos sitúan en cifras muy similares a las de los peores años de la crisis, y son consecuencia de una legislación radicalmente injusta y criminal, que ignora el valor social de la vivienda, limitando éste a su valor de mercado, y a la que únicamente se accede en función de la renta. Unos datos que tampoco son fieles a la realidad, pues no contempla los desahucios silenciosos producidos por finalización de contratos de alquiler, cada vez son más las familias que tienen que abandonar su hogar, a la búsqueda de uno más asequible aunque sea cambiando de barrio o población, al no poder hacer frente a las subidas abusivas.

En España jamás se ha hecho una inversión suficiente y continuada en la creación de un Parque Público de Vivienda, que al menos garantizaría el ofrecer realojos y alquileres sociales a las familias desahuciadas y todas las ayudas van en la única dirección de facilitar el endeudamiento con los bancos o en la de que los grandes tenedores de vivienda cobren sus rentas, y de que grandes fondos buitre puedan acaparar cientos de miles de viviendas para especular con ellas. No solo no se ha potenciado la creación de vivienda pública, también se ha permitido que la que había perdiera esa calificación a los 25 años para pasar al mercado privado especulativo.

Se han desperdiciado en esta legislatura dos grandes oportunidades de hacer más justo y accesible el derecho a la vivienda: la ley de crédito inmobiliario, en la que el Gobierno y el grupo socialista han dado continuidad al proyecto heredado de Luis de Guindos, volviendo a sobre proteger a la banca frente a las personas, blanqueando o moderando cláusulas abusivas, no limitando la responsabilidad al bien hipotecado, no instituyendo la dación en pago como forma normal de solucionar las situaciones sobrevenidas…etc. Y la otra, la no tramitación de la Ley de Vivienda de la PAH, que contenía instrumentos suficientes para ayudar a los deudores de buena fe, para mejorar de raíz y pinchar la burbuja de los alquileres, para movilizar viviendas vacías y para acabar con la pobreza energética, entre el PP y Cs se han encargado de impedir su tramitación, porque a ellos no les importan estos casi 60 mil desahucios ni las familias afectadas ni sus sufrimientos.

Tampoco el Gobierno actual ha hecho nada por cumplir los dictámenes del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, legislando para impedir los desahucios a familias vulnerables sin alternativa habitacional.

Hoy se anuncia también la aprobación de un decreto sobre alquileres, que valoraremos cuando lo conozcamos en profundidad, pero que, a todas luces y por los datos hasta ahora conocidos, no va a impedir nuevos desahucios, no va a intentar siquiera pinchar la burbuja de los precios, aunque sí pueda contener otras mejoras.

Desde la PAH exigen a los futuros gobiernos en los diferentes ámbitos que incluyan en sus acciones de gobierno políticas que realmente garanticen a toda la población el Derecho a la Vivienda.

El problema de la Hipotecas Multidivisa

Los riesgos de la hipoteca multidivisa

Al contratar la hipoteca en una moneda diferente cuya cotización varía en la bolsa todos los días, supone que el dinero que se debe al banco es diferentey con ello, la mensualidad que puede sufrir alteraciones en función de los tipos de interés de la moneda. Además, estas variaciones suponen que el importe de la deuda pueda dispararse. Lo que parecía una oportunidad y una ventaja al tener en cuenta los tipos de interés de otra moneda, puede convertirse en una pesadilla.

La contratación de este tipo de hipotecas, además de los riesgos que conlleva, la contratación tiene un elevado coste, pues no está permitida la subrogación del vendedor y debes escriturarla como una nueva hipoteca. A esto se suma el importe de la misma, que no es el mismo cuando se compra que cuando se vende porque éste último lleva incorporado la comisión del intermediario, con lo que contratándola deberás al inicio un 1% más.

Por otro lado, al ser multidivisa la hipoteca contratada, el banco indica que el cambio de la moneda puedes hacerlo cuando quieras, pero no es del todo cierto. En ocasiones solo podrás hacerlo una vez al mes y pagando una comisión que suele rondar el 0,25%.

Comparte!!!!